Publicado: 10 de Diciembre de 2012

La tos de Carlos le impedía casi respirar. El vapor le estaba provocando una insuficiencia respiratoria que empeoraba cada día que acudía a su trabajo. La tos resonaba en toda la sala.
- ¡Por Dios! ¿No puede toser más bajo? –dijo Prooge.
Prooge era el dueño de la fábrica que desde hacia diez años gestionaba el negocio con mano dura. Demasiada mano dura, según todos los empleados. La crisis no había afectado a la productividad y, menos aún, a las cuentas. Aunque, bien mirado, esa solvencia se debía a que Prooge no había invertido nada en eso que llamaban prevención de riesgos laborales. Para Prooge, todo eso de la seguridad en el trabajo eran cosas sin importancia.
Carlos miró alejarse al señor Prooge con cierta ira, pero sabiendo que no podía replicarle o perdería el trabajo.


Al entrar en el despacho, Elena, su secretaria, le anunció las citas para el día siguiente.
- Señor Prooge, los del muelle me han preguntado si sería posible aplazar la recepción de material de aquí a dos días.
- ¿Por? –dijo Prooge con cara de hastío.
- Mañana es Navidad, señor Prooge.
- Es un día más, como otro cualquiera. ¡Que trabajen!
Al entrar en el despacho, cerró la puerta con un fuerte golpe que hizo sobresaltarse a Elena y casi caerse del taburete. Le dolía la espalda por estar sentada en ese asiento tan precario. La mesa era muy pequeña, imposibilitando apoyar las muñecas para escribir en el ordenador y apenas tenía luz, algo que había provocado el aumento de dolores de cabeza. Pero como todo el mundo, Elena no se quejaba.
El señor Prooge entró en el almacén antes de irse a casa y un trabajador, del cual desconocía su nombre, se acercó a él.
- Señor Prooge, verá, tengo que subirme a ese piso para colocar las cargas, pero no hay barandilla y tengo bastante miedo.
- ¿Cómo se llama usted?
- Mario.
- Bien Mario, quiero que sepa que la solución para que no tenga miedo puede ser no venir más a trabajar. ¿Qué le parece?
Mario tragó saliva. Miró al suelo, evitando cruzarse con esa mirada dura y severa del señor Prooge.
Sin añadir nada más, Prooge se fue. La noche estaba ya muy avanzada al salir a la calle. Las luces de Navidad estaban encendidas. Se oían los villancicos de las tiendas. El señor Prooge torció el gesto ante aquel espectáculo.
Llegó a casa y evitó encender la calefacción para no gastar dinero, aunque no le hacía falta ahorrar, pues era bien sabido por todos que era el hombre más rico del pueblo.
Cenó algo rápido y se fue a dormir ya que al día siguiente había que trabajar.

De repente, oyó un ruido que procedía de la cocina. Bajó poco a poco, con un jarrón en la mano por si tenía que defenderse de algún intruso.
Su corazón se aceleró al ver a alguien de espalda, comiendo algo. ¿Cómo había entrado en su casa?
- ¿Qué hace en mi casa?
La figura se giró y Prooge se quedó boquiabierto. Allí estaba su amigo Charley, un gran empresario que murió hacía un año.
- Hola Prooge.
- Pero… ¡si tú estás muerto!
- Sí. He venido a decirte que esta noche tendrás tres visitas de tres fantasmas distintos que espero te hagan cambiar para que no caigas en el mismo error que yo.
Charley le enseñó las cadenas que rodeaban su cuerpo.
- ¿Qué son estas cadenas?
- Mis errores –al decir esto, la figura de Charley se desvaneció.
Prooge tardó algunos segundos en reaccionar. ¿Había sido efecto del sueño? “Seguramente”, pensó. Volvió a su cama y se tapó bien, deseando que el próximo sueño fuera más gratificante.

Una luz intensa despertó al señor Prooge. Toda la habitación estaba iluminada con una luz blanca que provenía de la puerta. Su intensidad disminuyó y vio una figura vestida de blanco. Le repugnó ver que su rostro carecía de nariz.
- ¿Quién eres?
- Soy el fantasma de la Higiene Industrial.
- ¡Tú no existes! –gritó Prooge.
Pero el fantasma no respondió. Se acercó y agarró la mano fría de Prooge. Se elevaron del suelo y dieron vueltas y vueltas, notando que el mundo se convertía en una espiral.
Al abrir los ojos, se encontraban ante la ventana de una casa. Dentro estaba aquel trabajador que tosía tanto.
- Es Carlos –dijo el fantasma- Está disfrutando de la Nochebuena con su familia… la última.
- ¿La última? –Prooge frunció el ceño.
- Sí, dentro de dos meses se generará en sus pulmones una asbestosis que le provocará la muerte. Empezará a toser sangre y no podrá respirar. Y todo, provocado por los vapores que respira.
- ¿Qué? ¡Eso es imposible! ¡Tan solo es vapor!
- Las sustancias que hay en ese vapor son mortales. Pero claro, cómo ibas a saberlo si no lo has analizado.
Prooge miraba a aquel hombre abrazarse a una niña de cuatro años y a un niño de seis. El año que viene no tendrían a nadie a quien abrazarse. Él quería que sus trabajadores produjeran, pero no quería perjudicarles de ese modo.
- ¿Qué se puede hacer? ¿Le doy una mascarilla?
- ¡No! Primero debes analizar y evaluar las condiciones en las que trabaja. Luego propón cambiar alguna sustancia que sea menos dañina. Coloca también un extractor localizado y ventila mejor el local. Y luego, sí, dale una mascarilla con filtro.
Sin tiempo para asumir toda aquella información, todo volvió a dar vueltas. Estaba de nuevo en la habitación. Solo. Prooge temblaba, no tanto de frío como de miedo. Decidió dormir de nuevo, pero no podía conciliar el sueño.

Cuando por fin entró en el mundo onírico, Prooge oyó el ruido de una silla desplazarse en la habitación. Se incorporó de un salto. Allí había una figura con muchos bultos en la espalda, algo encorvada. Parecía el jorobado de Notre Dame.
- ¿Quién eres tú?
- Soy el fantasma de la Ergonomía y la Psicosociología. Ven, siéntate en esta silla –el fantasma le señaló una silla de madera que pertenecía a su salón.
- ¿Qué vas a hacerme?
- ¡Siéntate! –ante aquella orden, Prooge obedeció sumisamente.
Al sentarse, se elevaron y salieron volando por la ventana. Notó la nieve chocando en su cara. Tras diez minutos esquivando edificios, se pararon frente a la ventana de un piso. Prooge miró hacia abajo y notó que el corazón se le salía del pecho.
- Estamos en la planta ocho –le dijo el fantasma- Mira.
Ahí estaba su secretaria, Elena. Parecía que le costase caminar. Se sentaba con mucho cuidado en el sofá, al tiempo que su marido le colocaba algo detrás.
- ¿Qué le ocurre?
- Tiene la zona lumbar destrozada por la postura en la que trabaja.
- ¿Y esas muñequeras?
- Son para aliviar el dolor que le ha ocasionado estar años con un espacio defectuoso.
De repente, vio que Elena lloraba y su marido le cogía la mano y le acariciaba la cara. Prooge no quería preguntar. No quería saber.
- ¿Sabes qué les pasa? El médico les ha dicho que si sus lumbares no mejoran, no podrá quedarse embarazada ya que podría afectarle a las vértebras.
Las manos de Prooge empezaron a temblar. ¿Cómo podía ser eso?
- No lo entiendes, ¿verdad? –El fantasma se rascó una de las jorobas- Necesita una silla y una buena distribución de su espacio. Aunque no te lo creas, estar años con una mala postura, al final te deforma y esa deformación tiene sus consecuencias. Sin embargo, aunque todo mejore, tampoco podrá quedarse embarazada.
- ¿Por?
- La tensión y ansiedad que padece por estar contigo hace que su cuerpo no sea fértil. Ese trato vejatorio afecta a la salud, señor Prooge –al decir la palabra señor, hizo con los dedos la señal de comillas.
- ¡Yo no quiero nada de esto!
- Pues evalúa su entorno. Cambia la silla, la mesa, ponle un reposapiés, más luz y, sobre todo, trátala como un ser humano. No le chilles ni la menosprecies. Valora su trabajo.
- Yo…
Pero no pudo terminar la frase, ya que volvieron a emprender el vuelo, surcando la noche a una velocidad de vértigo. Prooge cerró los ojos y al abrirlos, estaba sentado en la silla, en medio de la habitación, solo.
De un salto, se apartó de esa silla, como si tuviera una chincheta y se acurrucó en la cama.

Agotado, sus ojos empezaban a cerrarse, cuando oyó un ladrido. Prooge emitió un grito al encender la luz y ver un gran perro con tres cabezas en su habitación. Recordaba que había en la mitología griega un perro similar llamado Cancerbero.
- Soy el fantasma de la Seguridad –dijo una de las cabezas-. Coge esta cuerda.
Prooge vio que encima de la cama había una cuerda estrecha. Dubitativo, la cogió y en aquel instante, la habitación desapareció y cayó al vació. Prooge se agarraba con tanta fuerza a la cuerda que le dolían las manos.
De repente, la caída se detuvo y quedó suspendido en lo que parecía una habitación de un hospital. Prooge podía ver la escena desde arriba. Había alguien tumbado en una cama, con diversos cables conectados. Una mujer estaba sentada en una silla, llorando desconsoladamente.
- ¿Quién es? –preguntó el señor Prooge.
- Es un trabajador tuyo, Mario. Esto que ves es lo que sucederá dentro de un mes, cuando esté en el piso superior, resbale y se caiga al vacío, rompiéndose la columna. Quedará paralítico de por vida –le dijo una de las tres cabezas.
Una lágrima caía por la mejilla del señor Prooge.
- Me pidió colocar una barandilla.
- Sí, pero no la pusiste nunca. Pero no simplifiques. La barandilla es necesaria, pero una línea de vida con arnés, no estaría de más. Y señalizar la zona. Pero no te limites a eso. En el almacén hay que arreglar muchas cosas o de lo contrario, esta imagen será aplicable a otro trabajador: ¿te recuerdo el estado de las carretillas? –Otra de las cabezas se giró- ¿Y los cascos para evitar los golpes de objetos que caen?
- Vale, vale, en cuanto…
Un fuerte impulso lo elevó, provocando que subiera a una gran velocidad. Prooge se cogía con fuerza a la cuerda, sin mirar a su alrededor. De repente, dejó de sentir el aire que le envolvía. Al abrir los ojos, vio que estaba sentado en su cama, con la cuerda en las manos.

Los primeros rayos de sol empezaban a entrar por la ventana. El señor Prooge se vistió rápidamente. Al abrir la puerta, vio una hoja que estaba sujeta a ella con un clavo. Era una nota de su amigo muerto, Charley.
“Cambia, tú puedes. Las cadenas que llevo pertenecen a todas las lesiones, heridas, enfermedades y muertes que fueron causadas por mi dejadez en el trabajo”.

En la fábrica no había nadie. Lo primero que hizo fue tirar el taburete de Elena y colocar su silla acolchada en su lugar.
Con su teléfono, envió un mensaje a todos sus empleados para que no vinieran a trabajar durante una semana pues se iban a hacer algunas obras. El señor Prooge lo tenía claro. Haría las mediciones y evaluaría todos los puestos, además, empezaría a colocar los extractores, las barandillas y comprar los equipos de protección, así como una mesa nueva, un reposapiés y poner más luz en todo el local.
Iba a apagar el móvil, pero recordó lo que le dijo el segundo fantasma y escribió otro mensaje.
“Gracias por vuestro esfuerzo y profesionalidad. Esta empresa es lo que es gracias a vosotros. ¡Feliz Navidad!”
Oyó que alguien carraspeaba. Era su difunto amigo Charley, envuelto en multitud de cadenas.
- Enhorabuena, amigo. Te sorprenderá ver cómo la inversión en seguridad te reportará más beneficios.
- Y yo que no creía en la magia de la Navidad.
- La magia es evitar cada día que a estas personas les ocurra algo, recuérdalo.
La imagen de Charley se difuminó. El señor Prooge suspiró, sabiendo que mejorar era posible.